jueves, 23 de julio de 2009

Memorias de Túnez (IV): pruebas empíricas sobre el agradable calorcillo del verano



"Pues parece que refresca". "¡Ponte la chaqueta, niño, que te vas a resfriar!". O ya puestos "Jonathan, no te metas pa' lo jondo". Estos son los típicos ejemplos de frases que NO oirá en Túnez. ¿Por qué? La fotografía que encabeza esta entrada lo muestra. Y ni siquiera se trató del peor día.

Mas esa afirmación merece ser apoyada con pruebas, las cuales, como anuncio en el título, están en mi poder. Son documentos gráficos obtenidos fortuitamente en días distintos que muestran los efectos de la exposición de sujetos humanos a altas temperaturas de manera prolongada. Me encuentro en la obligación de decirles que estas imágenes no son adecuadas para niños pequeños: pueden marcarlos de por vida. Abróchense los cinturones, que empezamos.


Mujer. 18 años. Se puede percibir a simple vista cómo trata de paliar, infructuosamente, los síntomas de la conocida enfermedad de "¡ay, que me va a dar un payá!".


Mujer. 17 años. La sintomatología, como se puede ver en su desesperado y frenético gesto, se encuentra en un estado mucho más avanzado. La esperanza de que no queden daños cerebrales es nula.


Mujer. 18 años. Observen el efecto del payá en los músculos faciales, los cuales se contraen y relajan a voluntad, dando lugar a fantasmagóricas e inhumanas muecas.


Mujeres. 18 años. La enfermedad priva a los sujetos de un comportamiento racional, llegándose a agredir entre ellos. Se ve además agravada por las dolencias mentales que poseían anteriormente a la exposición.

Definitivamente, las consecuencias de las altas temperaturas en el sexo femenino son desastrosas. No obstante, los experimentos han demostrado que en hombres potencia asombrosamente sus virtudes y reduce sus defectos de manera irreversible.

Actualización del 13/8/2009: esta entrada, junto con Del enigma de la hora tunecina, Memorias de Túnez (II): las filas del avión y "Las negras que vuelvan a la base", ha sido elegida en la encuesta motivada por la vigésima entrada del blog como la mejor hasta el momento. Cabe mencionar que en la encuesta sólo se recibieron cuatro miserables votos, correspondientes a las cuatro elegidas.

12 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. ¿Por qué los comentarios anteriores están eliminados?
    Bueno, da igual, a lo que iba... para el último párrafo no tienes pruebas empíricas. No es válido xD.

    ResponderEliminar
  12. Es Patricia, que al ver que no llevaba razón se picó y borró sus comentarios, y yo hice lo propio para que la pobre no quedase en evidencia.

    El último párrafo... el último párrafo... jajajajajajajajaa

    ResponderEliminar